Es muy común flirtear en el trabajo…

Posted on 24. Feb, 2017 by in noticias

Con o sin pareja flirtear es una práctica común en los centros de trabajo, y con más razón cuando hay un número significativo de personal diverso. Tiene que ver con la tentación de esperar a que alguien se fije en nosotros, al tiempo que nosotros nos fijamos en alguna persona también, puede ser una o varias. De igual forma mientras dure el ejercicio del flirteo no tendremos la exclusividad por parte de nadie.

Pero eso no importa. Lo que importa es tontear, un juego de seducciones en el que no siempre se suele ir más allá, a menos que uno esté dispuesto a perder eso que tiene en su vida cotidiana. A menos que flirtear de paso a algo tal vez más serio y que ya no sea un simple juego verbal de palabras halagadoras.

ligar con tu jefe

A veces flirteamos sin que por ello seamos correspondidos, incluso con nuestro jefe https://www.comoexpertos.com/como-coquetear-con-mi-jefe/. Y es que cuando uno se deja arrastrar por las palabras o miradas en el centro de trabajo no piensa en flirtear con alguien, que responda de una manera similar a esa especie de entretenimiento, que de manera sutil se mezcla con la actividad que desempeñamos.

Sin embargo surgen de pronto también ocasiones en las que flirtear recibe una respuesta positiva por parte de la otra persona. Y es entonces cuando el interés da paso a algo que no siempre se sabe controlar aunque todo dependerá del grado de compromiso que pueda tener aquella persona en caso tiene pareja.

En una circunstancia en la que se sabe que se puede perder el control, los psicólogos recomiendan, que viene mejor retirarse. Y es que el flirteo se nos puede ir de las manos. Hay una línea que nadie se atreve a pasar. Una línea que marca un antes y un después. Ahora bien la oficina es uno de los lugares donde se practica el flirteo de una manera, tal vez sutil entre algunos compañeros, tal vez porque es un espacio donde pasamos gran parte del día, tal vez porque la confianza lo hace más evidente.

Sin embargo flirtear en la oficina tiene su lado positivo dado que a veces la persona siente bien tras descubrir que despierta interés en un tercero. Hay casos de gente a la que no le gusta entrar en ese juego y pone directamente desde un principio los límites de su vida laboral. Sin embargo, cuando entre unos y otros compañeros cedemos a la tentación del flirteo la autoestima se incrementa e incluso resulta beneficioso para la relación de pareja, porque todas esas emociones que nos hacen imaginar circunstancias probables en algún momento, las compartimos de forma real entre nosotros y la persona que tenemos a nuestro lado.

La misma de la que difícilmente nos desligaremos como consecuencia de una serie de flirteos de oficina porque no es algo que nos aporte realmente señales urgentes de formalizar pues no es algo de lo que carecemos. Sin embargo el juego divierte, hace amena la jornada y mejor si hay respuesta positiva.

No comments.

Leave a Reply